VITAM DAT NOBIS CRUX
TUA CHRISTE IESU
DEVOTORUM SOCIETAS
PRIMA I
N CIVITATE BONONIAE
AUCTORE B. RAINERIO TUNC EREMITA
MOX ORDINIS MINORUM
XENODOCHIUM ISTUD INSTITUIT
QUOD EX INGENTI IN INFIRMOS PIETATE
ET AUCTORIS MIRACULORUM COPIA
VITAE PRAECLARUM NOMEN ACCEPIT
ANNO DOMINI […]

Lamentablemente, el año fue cancelado por una restauración torpe.


“Tu cruz, Jesucristo, nos da vida.
La primera compañía de los devotos en la ciudad de Bolo
gna, fundada por el Beato Rainerio, hasta aquel momento un ermitano, luego fraile de la Orden de los Menores, instituyó esta casa de huéspedes, la cual, por la dedicación a los enfermos y la abundancia de milagros, tomó el nombre maravilloso de la vida.
Año del Señor … “

Esta placa se encuentra en Via Clavature, en Bologna, a pocos pasos del portal de la iglesia de Santa Maria della Vita, el más destacado ejemplo del Barroco tardío boloñés.
El edificio actual reemplaza al de Rainerio,
que procedía de Perugia y que llegó a Bolonia en 1261, con un seguimiento de veinte mil personas. Rainerio Barcobini Fasani fundó la Confraternita dei Battuti Bianchi, que ayudó y trató a enfermos y peregrinos. Es de esta manera que han nacido la Iglesia y el Hospital de Santa Maria della Vita, con el tiempo agrandados y enriquecidos de muchas obras de arte, las más famosas de las cuales son la Lamentación por Niccolò dell’Arca, y la Transito de la Virgen, por Alfonso Lombardi, dos grupos escultóricos de terracotta de excelente calidad.

Los bienes de la cofradía se hicieron públicos después de las expropiaciones napoleónicas de 1796-1797 y el hospital llegó a llamarse el Gran Hospital de la Vida y la Muerte. Desde 1801, los activos de varios otros institutos de asistencia ciudadana convergieron allí, y desde 1814 el complejo se llamó Ospedale Maggiore. El Hospital Mayor fue destruido por los bombardeos en 1945. Hoy en día, el santuario y sus antiguas pertenencias son el así llamado cuadrilátero, el centro de la vida de la ciudad de Bolonia.

La fachada del edificio se completó 1903, diseñada por Leonidas Bertolazzi, mientras el interior, además del maravilloso grupo de terracotta por Nicolò dell’Arca, llamado “Grito de piedra” por el poeta italiano Gabriele D’Annunzio, conserva en las enjutas las cuatro hermosas Sibilas por el escultor de Forlì Luigi Acquisti.

El altar mayor, de Angelo Venturoli, conserva la imagen de la Madonna della Vita, atribuida alternativamente a Simone dei Crocifissi o a su sobrino, Lippo di Dalmasio. Es un fresco que adornaba la parte externa del antigo oratorio, hacia Via delle Pescherie Vecchie. Considerado no valioso, durante las reconstrucciones del siglo XVI fue cubierto; fue encontrado en 1614 y, considerado milagroso, fue elegido como protector de los enfermos del adyacente Hospital de la Vida. Fue colocado en un altar en 1671 y Ludovico Carracci diseñó un nuevo frente en homenaje a la Virgen, mientras que la cúpula fue pintada al fresco por Gaetano Gandolfi entre 1776 y 1779.

En 1686 se produjo un colapso ruinoso, después de lo cual se reconstruyó el Santuario. Sin embargo, la imagen de la Virgen no sufrió ningún daño, por lo que se colocó en el altar principal. La fiesta por el descubrimiento de la Virgen de la Vida se celebra el 10 de septiembre. En esta ocasión se exhibe una preciosa reliquia, una miniatura del siglo XVII con una corona y un borde de diamantes, con un retrato de Luis XIV. El Rey Sol, de hecho, habiendo recibido la dedicación de su Felsina Pittrice del historiador boloñés y canónico Carlo Cesare Malvasia, donó la imagen al Santuario.

El colapso perdonó al estupendo grupo escultorico por Niccolò da Puglia, más conocido como Niccolò dell’Arca. El escultor, activo en Bolonia durante mucho tiempo, tenía su propio estudio dentro del palacio de propriedad de la Cofradía, y llevó a cabo las siete estatuas que componen la Lamentación, presumiblemente, entre 1463 y 1490. La fecha es incierta, y se supone que el artista ha rehecho varias veces algunas de las figuras que más tarde D’Annunzio definió como “Grito de piedra”. A pesar de la gran calidad de este trabajo, la expresividad de Niccolò no tuvo seguidores en la Bologna del siglo XVI.

El Oratorio dei Battuti también forma parte del complejo Vida, aquí los miembros de la Cofradía se reunían para dedicarse a actividades penitenciales en una forma estrictamente privada. La sala, decorada con estucos y relieves, es un precioso ejemplo del protobarroco boloñés, cuyo trabajo de reconstrucción fue financiado por Giovanni Pepoli. En el interior, hay dos elementos del oratorio anterior: la pala con la Virgen y el Niño y Santos por Nosadella, y la increíble arcilla Transito de la Virgen ejecutado por Alfonso Lombardi entre 1519 y 1522.

A %d blogueros les gusta esto: