Paolo III e i nipoti Alessandro e Ottavio, TizianoEl 29 de febrero es realmente un día extraño, que sólo ocurre cada cuatro años. Entre las personas excepcionales nacidas en este día tan raro hay una que tiene una importancia fundamental para Parma: el “Cardenal gonnella” o “Cardenal Fregnese”, como Pasquino llamó al joven Alessandro Farnese.

Pasquino, a lo mejor lo saben, es una estatua colocada junto al Palazzo Breschi en Roma, donde por la noche se iban colgando “pasquinate“, la sátira y la crítica feroz contra el papado y la curia. De vez en cuando todavía hoy se pasa lo mismo.

El Farnese es sin duda uno de los personajes más astutos, influyentes y fascinantes del siglo XVI: un hombre que influyó profundamente en la historia; Tiziano nos ha dejado un retrato maravilloso y elocuente, del que brilla la inteligencia y el ingenio de este Papa, ya viejo pero aún extremadamente animado e ingenioso.

A partir del siglo XIII, la familia Farnese seguía creciendo, en prestigio y en importancia en Italia central y alcanzó su cumbre gracias a Alessandro, hijo de Pier Luigi el Viejo y Giovanella Caetani.

Giovannella era una descendiente de Papa Bonifacio VIII y le dio un gran prestigio a la más modesta familia Farnese. Fue ella quien planteó la carrera eclesiástica de su segundo hijo, pero la sotana no le gustaba al joven y talentuoso Alessandro, quien solicitó la dispensa para continuar vistiendo ropas civiles incluso de Cardenal. Gracias a su madre pasó un tiempo en la corte de Lorenzo el Magnífico, donde conoció a Marsilio Ficino y a PicoTrasfigurazione, Raffaello della Mirandola. A Giovannella, sin embargo, no le gustaba que su hijo viviera en excesivo lujo y vicio, y debido a sus desacuerdos, el joven Alejandro la confinó en la isla Bisentina, de la cual ella huyó solo gracias a amistades influyentes.

De vuelta a Roma, Alessandro hizo un buen progreso en la corte papal, gracias a la hermana más joven Giulia, mujer hermosa, que devino muy intima del Papa Alejandro VI Borgia. La hermosa mujer fue utilizada en varias ocasiones como un peón por su hermano para chantajear a los Borgia y obtener asignaciones, prestigio y privilegios.

La belleza de Giulia es legendaria, se menciona varias veces: concursos de belleza, fiestas especiales en la corte papal, desfiles de damas secuestrados por los franceses, y mucho màs. Se cree que Giulia fue retratada por varios pintores, entre ellos Raffaello. Parece que ella sea la mujer arrodillada al pie de la Transfiguración. A Giulia la llamaban “la bella” y tuvo una hija, Laura, atribuida a su marido, pero el padre probablemente era el Borgia. Giulia Farnese se quedò viuda dos veces y murió con aproximadamente 48 años, diez años antes de que su hermano fuera al trono papal.

Alessandro Farnese logró ser elegido Papa en 1534 y tomó el nombre de Pablo III. Una figura controvertida: el gran patrón, culto, refinado, hábil manipulador, nepotista, un amante de la comodidad y el lujo, pero también un firme defensor del catolicismo: instituyó la Inquisición romana, d su aprobación a la Compañía de Jesús y es el padre de la Contrarreforma. Alejandro Farnese es el patrono del Juicio Final de Miguel Ángel y de la mayoría de los frescos de Castel Sant’Angelo, pero también abrió el Concilio de Trento.

Pablo III cuidó mucho los intereses de él y de su familia, creando, gracias a un acuerdo con el emperador Carlos V, el DucMichelangelo,_Giudizio_Universale_02ado de Parma y Piacenza. El primer duque fue Pier Luigi Farnese, hijo mayor del Papa y figura oscura que fue víctima de una conspiración en 1547. Dos años más tarde, el 10 de noviembre, murió Pablo III: tenía ochenta y un años y su salud había empeorado repentinamente después de una disputa violenta con sus sobrinos Alessandro y Ottavio, sobre el Ducado de Parma y Piacenza.

Príncipios y faltas conviven en este hombre, que todavía es considerado uno de los mayores Papas del siglo XVI, el único, tal vez, entre sus contemporáneos, que tuvo la capacidad de comprender el alcance de la Reforma Protestante.

A su muerte, Pasquino se expresó de esta manera: El era Paolo Farnese, / quien nunca dio nada, que se llevó todo. / Hacer por él la oración: / pobre hombre, murió de indigestión.

Todas las imágenes incluidas en este artículo están tomadas de Wikipedia.

A %d blogueros les gusta esto: