Castillos parmesanos

 

 

 

He aquí tu tour!

Visita guiada
Transporte
Degustaciones
Posibilidad de almuerzo en restaurante típico

mini bus tours

Rocca Sanvitale

Rocca Meli Lupi

Castello di Torrechiara

Yo simplemente adoro el itinerario de los  castillos de Parma, porque serpentea entre las colinas y la llanura, y porque ofrece a los visitantes la oportunidad de capturar aspectos distintos de la cultura, del paisaje y de la gastronomía de Parma.

Les propongo un itinerario de todo el día y la visita de tres de los castillos de Parma, muy diferentes el uno al otro. Este camino me dará la oportunidad de contarles muchas historias fascinantes, de hablar sobre los señores que hicieron construir estos hermosos edificios … ¡y sobre los fantasmas que aún viven allí!

Comenzamos la mañana con una visita a la Rocca Sanvitale de Fontanellato, que todavía está rodeada por su foso, y por el característico pueblo, que los domingos suele estar animado por mercadillos de diversos tipos. Dentro de la fortaleza, el camino serpentea entre las habitaciones con frescos y aún parcialmente amuebladas con muebles originales y objetos del castillo. Pero la verdadera joya aquí es la llamada “stufetta”, o la habitación de Diana y Acteón, una pequeña habitación magníficamente decorada con frescos por el joven Parmigianino.

Al final continuaremos hacia Soragna, donde visitaremos la Rocca Meli Lupi, que aún pertenece a la familia Meli Lupi, que la hizo construir en el siglo XIV-XV. Los interiores todavía conservan muebles, objetos, frescos y estucos de diversos estilos y épocas. Este es el único castillo en la zona de Parma donde todavía se conserva la sala del trono, pero posiblemente la sala màs destacada es aquella diseñada por los hermanos Galli Bibiena y espléndidamente decorada en estuco con soldados, armas, cascos y otros símbolos bélicos. A su lado se encuentra la galería de los poetas, una sala muy larga con una excelente acústica.

Por la tarde visita de otro castillo realmente merecedor pero sobre todo romántico: Torrechiara.

 

Este edificio está muy bien conservado, especialmente desde el punto de vista arquitectónico. Fue construido por el conde Pier Maria Rossi, un hombre culto y poderoso, que además de una máquina de guerra también quería hacer un símbolo de su amor por la amante, Bianca Pellegrini.

En el interior hay una de las salas decoradas más bellas de Emilia del siglo XV: la Cámara de Oro. Además de los frescos, sin embargo, esta sala conserva una maravillosa decoración parietal de terracota, con lemas, racimos foliados y símbolos heráldicos. El castillo está desprovisto de muebles, pero los frescos del siglo XVI. que decoran la mayoría de las habitaciones lo convierten en una auténtica joya, uno de los castillos mejor conservados de Italia.

 

Fin del recorrido y regreso a Parma por la tarde.

Prenota ora

Form di prenotazione minitur
A %d blogueros les gusta esto: