Los lugares de Verdi

 

Teatro Verdi a Busseto

Castello Busseto

Casa Natale Verdi

busto Verdi

Hace pocos años en los lugares de Verdi nació un nuevo museo, muy interesante: el Museo Renata Tebaldi. La grande soprano nació en Pesaro, pero su familia era de Langhirano, y ella estudió pianoforte en Parma. Cantó en La Scala, dirigida por Toscanini, otro parmesano, y es todavía hoy considerada entre las cantantes líricas más queridas de todos tiempos. El nuevo museo está sentado en un lugar realmente maravilloso: los antiguos establos de la Villa Pallavicino. Aquí podremos ver el vestuario para las operas, las joyas, los vestidos y los refinadísimos objetos que hicieron de la Tebaldi una diva verdadera y adorada.

Pero aquí los lugares que nos permitirán mejorar el conocimiento del Maestro Verdi son muchos. Se puede partir de la Casa Natal, en Roncole, donde Verdi vivió su infancia, y de la Iglesia de San Michele Arcangelo, donde Pietro Baistrocchi le aprendió a tocar el órgano. Luego iremos a Busseto, para dar un paseo bajo las arcadas y para visitar el Salone Barezzi. Este pequeño museo está colocado en el palacio del mecenas y amigo de Verdi, Antonio Barezzi. Quiero aconsejarles visitar este lugar porque aquí el Maestro venía muy a menudo, no solamente de joven, sino también de adulto, cuando ya era rico y famoso. Es un lugar de la memoria fundamental, para los que a Verdi lo quieren de veras.

Muy cerca de la casa está también la Iglesia Colegial de San Bartolomeo donde Verdi empezó a estudiar composición con la ayuda del Maestro Provesi, y donde, en la próxima Capilla de la Trinidad, se casó con Margherita Barezzi, su primera esposa.

Luego podremos travesar la Piazza Verdi y visitar el Teatro Verdi, una pequeña bombonera que tiene aproximadamente 300 asientos. El teatro fue inaugurado en 1868 con el Rigoletto, y fue construido y decorado por artistas locales.

El recién fallecido Maestro Carlo Bergonzi, entre los más grandes tenores verdianos del siglo Veinte, tenía un pequeño hotel-restaurante, conocido por todos los aficionados de lírica.

La residencia de Verdi en los últimos 50 años de su vida, pero, se encuentra en la pequena aldea de Sant’Agata. Sus herederos siguen viviendo en esta casa llena de encanto y recuerdos. Solamente una parte de la finca está abierta al público, podremos visitarla y dar un paseo por el jardín. Aquí Verdi paseaba, porque le gustaba el contacto con la naturaleza, y se dejaba inspirar por ella.

Este largo recorrido nos permitirá también de probar algunas de las delicias de la gastronomía de esta zona, como el Culatello, el strolghino o la Spalla Cotta di San Secondo.

A %d blogueros les gusta esto: